domingo, 25 de septiembre de 2016

Ilusión

- ¿Por qué insistes tanto en que me busque una ilusión?
- La verdad es que prefiero que encuentres varias, una sola me parece muy poco para una persona. Pero el motivo que me impulsa a repetirte de manera continúa, casi obsesiva, que te encuentres ilusiones es para que no necesites venir a verme más. Las personas que tienen ilusiones no acuden a las consultas de los psicólogos, ni de psiquiatras, tarotistas o coachs.
- ¿Por qué?
- Porque están muy ocupados disfrutando de sus ilusiones. Puede ser que en alguna ocasiones tengan una crisis, pero en general tienen opciones a las que agarrarse e impedir la caída.
- ¿Las ilusiones?
- Exacto. Se trata de una palabra muy interesante, sobre todo si te fijas en la raíz que comparte con otra palabra. Si tuvieses que dividir la palabra en dos, ¿cómo lo harías?
- Supongo que ilu - sión, ¿no?
- ¿Qué significa "ilu"?
- No sé... Me viene a la cabeza la palabra iluminación... ¿Luz?
- Creo que sí. Tener ilusiones ilumina tu vida, te aporta luz y creo que te permite ver mejor tu realidad.
- ¿Tú crees que no tengo ilusiones?
- Creo que tienes una única ilusión, y de tanto centrarte en ella la has convertido en una obsesión. Las obsesiones oscurecen, y a la larga confunden y angustian. Eres una persona tan obsesionada con ser feliz que no lo vas a conseguir, porque no existe un camino determinado para llegar a ese estado, es una combinación de muchos... Para ser feliz uno tiene que ser muy flexible, no rígidificarse...
- Las obsesiones obscurecen...
- Sí. Y para poder seguir con ellas siempre se acaba necesitando una adicción que te proporcione distracciones...
- Claro...
- Siempre es recomendable centrarse en pequeñas ilusiones porque son más accesibles, más factibles y más inmediatas. Las grandes llegan solas, casi sin que te des cuenta.


miércoles, 21 de septiembre de 2016

¿Cómo diferencio la adicción de la dependencia?

La mejor definición de adicción que he encontrado es "aquello que te acorta la vida mientras te la hace parece mejor de lo que realmente es".

www.lapenultima.org
Podemos concluir que la adicción es algo que utilizamos para mejorar lo que ya tenemos. Teóricamente un adicto está bien, pero consumiendo está mejor. No la necesita, aunque puede considerar que es indispensable para según que ocasiones, situaciones o acontecimientos (cumpleaños, fiestas, etc)


La dependencia en cambio...bueno, todos sabemos las connotaciones de significado cuando oímos que alguien es dependiente. De lo que sea. 

La persona dependiente necesita aquello de lo que depende, ya sea una sustancia, una conducta o una persona. Sin eso en su vida, todo es un desastre. Tanto que no puede con la vida. El dependiente obtiene de aquello de lo que depende seguridad, y no les importa pagar con libertad. Lo que sea con estar bien.

Obviamente es mejor ser adicto que dependiente, aunque el proceso terapéutico es casi el mismo.

Si aún así  crees que no está suficientemente claro, hay una regla muy sencilla para saber si somos adictos o somos dependientes de algo, se basa en la aplicación de la palabra PUTA a nuestra vida:

Adicto: consume para estar de puta madre.
Dependiente: consume para no estar de puta pena.

lunes, 12 de septiembre de 2016

Tomar una decisión

Primero te das cuenta de que no estás en una situación deseada. No tiene porque ser muy grave. Simplemente con estar algo incómoda ya es suficiente. ¿Tienes que hacer algo al respecto? No necesariamente. Puedes esperar a ver si las circunstancias cambian en tu beneficio y el problema se arregla solo, ¿no? Porque en el pasado ya ocurrió en algunas buenas ocasiones, ¿recuerdas?


Espera. Distráete con otras cosas. Puedes escuchar música. Puede jugar con el móvil. Puedes pensar en las musarañas.

¿Ya? ¿Ocurrió el cambio milagros? ¿No? Esperemos más, ¿Te parece?

Permíteme que te explique en qué punto estamos. Estamos decidiendo conscientemente. Eso lo hacen las personas que quieren estar cien por cien seguras de acertar, bueno, de no equivocarse. Porque las personas que sois así tenéis claro que hay un momento en el que todo se ve claro, diáfano, transparente. Y entonces se puede ejecutar la decisión con totales garantías de éxito. 

Es normal que tomar una decisión te dé miedo. No sólo es que te puedas equivocar, es que también te puedes arrepentir de ello y luego tener que cargar unas consecuencias que no esperabas. Total... lo que tú deseas es una vida cómoda, tranquila, sin sobresaltos, controlada... Y siempre hay una decisión perfecta. Siempre hay una decisión que cuadra con las circunstancias. Sólo hay que esperar. 

¿Seguimos esperando? ¿Cuánto tiempo vas a dedicar a la espera? Lo digo porque tal vez el problema es que se te olvide vivir mientras esperas.

Eso sí, luego te puedes quejar amargamente todo lo que quieras...

Que estemos ahí para escucharte es otra cosa.

Entiéndelo, estamos muy ocupados viviendo. Y decidiendo.